Follow us on:
Perspectives

Transparencia, código abierto y legisladores

Monday, 24 November 2014 Manolo Palao Posted in Corporate Governance of IT

Transparencia, Código Abierto y Cámara de Representantes de EEUU

Molly Bernhart Walker ha publicado recientemente una noticia comentada [i], que yo a mi vez ayudo a difundir y comento. Creo que –por diversas razones– puede interesar por estas latitudes (‘longitudes’  sería un término algo más ajustado): grupos que abogan por la transparencia proponen que la Cámara de Representantes de EEUU [ii] utilice y fomente el software de código abierto. 

La propuesta –ya presentada, sin éxito, en anteriores legislaturas– forma parte de un interesante paquete mucho más amplio de recomendaciones [iii] en pro de la transparencia. 

Dicho paquete solicita de la Cámara (en lo que respecta a las TI): i) una política de código abierto; ii) la creación de estándares de datos abiertos para la publicación de información legible mecánicamente; y  iii) que–sobre el software de código abierto– promueva comunicaciones con el público, y utilice y publique código. 

Todo lo cual supuestamente favorecería y abarataría el trabajo del personal de la Cámara que, por ejemplo, publica y mantiene páginas web (al parecer, con herramientas con propietario, a menudo obsoletas o inadecuadas);  y también el de los ciudadanos y entidades que deseen procesar más ágilmente la información ahí custodiada y producida.  

Se propone a la Cámara que siga, al respecto, los pasos en este sentido iniciados por el Ejecutivo hace unos años [iv].

Pero, hasta el momento, la utilización por la Cámara de código abierto se ha visto obstaculizada por dos razones principales [v]: 

a) ni los Representantes ni su personal están autorizados  (bajo condiciones muy estrictas, que comentaré más abajo) a recibir regalos de los ciudadanos; y 

b) el sambenito de la menor seguridad del código abierto.  

Las entidades [vi] que presentan esas recomendaciones están intentando abordar la primera cuestión proponiendo que el Capítulo 2 del Manual Deontológico de la Cámara (MDC) [vii] establezca como nulo el valor de mercado de las contribuciones voluntariamente realizadas al código abierto (por ejemplo, la respuesta aportada por alguien a una solicitud cursada por cuenta de un Representante, a través del portal GitHub [viii]. 

Código Abierto en los Organismos Públicos de la UE y España

La Comisión Europea considera su Agenda Digital para Europa (ADE) como “uno de los siete buques insignia” de la Estrategia 2020 para Europa [ix] (aprobada en marzo del 2010). 

La ADE trata ampliamente el objetivo de ‘interoperabilidad’, pero no parece tratar explícitamente el ‘código abierto’, que pudiera considerarse como un elemento o componente de la interoperabilidad. 

Sin embargo, el Programa ISA  (Interoperability Solutions for European Public Administrations) [x] que parece independiente de lo citado en los dos párrafo anteriores, aunque sin una postura explícita sobre la cuestión, aloja [xi] "el Observatorio de Código Abierto y Reutilización Tecnológica de la Unión Europea… pero no de una forma teórica, sino de una manera práctica, ya que en ella podemos encontrar cientos de programas open source de todo tipo de temáticas” [xii].

“En Reino Unido…  ya han decidido que todos sus documentos oficiales tengan como formato estándar el ODF para compartir o elaborar documentos, mientras que el PDF y el HTML serán los que se elaboren para leer y publicar. … [S]egún los cálculos del ejecutivo británico calcula que el ahorro será de unos 1.200 millones de libras” [xiii]. 

En España, el código abierto en las Administraciones Públicas (AAPP) tiene una tradición de más de 10 años, en creciente expansión, sobre todo en las Comunidades Autónomas, desde el precedente en 2002 de LinEx [xiv] –extendido luego en ‘mancha de aceite’. Tradición irregularmente distribuida regionalmente y que ha sido controvertida, por diversas razones, entre ellas un exceso de localismo [xv]. 

“En España, parece que la Autonomía más avanzada es el País Vasco, pero hay otras que le van a la zaga. Por ejemplo, Valencia: lleva desde 2009 migrando más de 120.000 ordenadores a un sistema de LibreOffice, lo que le permite un ahorro anual de cerca de millón y medio de euros” [xvi].

Los grandes (por afiliados y votantes) partidos políticos se han pronunciado escasamente sobre el código abierto. En la actual circunstancia, bastantes de sus dirigentes parecen más preocupados por el código penal. 

“EQUO, PARTIDO X, PODEMOS, CONFEDERACION PIRATA, PARTIDO DA TERRA Y BNG son los partidos españoles que han firmado el Pacto por el Software Libre” [xvii]. 

Transparencia, Cámara de Representantes de EEUU y sus Reglas sobre Regalos

El Capítulo 2 del MDC, prohíbe aceptar todo tipo de regalo (bienes o servicios) procedente de ciertas personas o empresas –lobbyistas–.  En los casos permitidos, establece un importe máximo de 50 USD (40 EUR), con un máximo de 100 USD por año, de un mismo donante.  Esta regla se aplica no solo a los Representantes, sino a todo el personal, empleados y otros, incluso consultores, y –con ciertas condiciones– a sus familiares.

Y son aún más estrictas porque rigen incluso si el regalo no le ha supuesto al donante incurrir en un coste directo. Es muy ilustrativo el Ejemplo 3, que creo que merece la pena glosar parcial y brevemente, por si se pudiera decidir emular su espíritu por estos parajes.

Un Representante es invitado a jugar al golf por un conocido, socio de un club de campo. El reglamento del club establece que el invitado de un socio juega sin abonar un green fee [xviii]. Sin embargo, el uso del campo por el Representante se considerará un regalo por importe de la tarifa usual del club por el recorrido [xix] [xx].

En general, asistir gratuitamente a un acto –como una reunión o conferencia- no se considera un regalo, aunque el organizador haya fijado una tarifa de asistencia. Pero, si en el evento se sirviesen refrescos o alimentos, éstos se considerarían regalos con el valor monetario de mercado y estarían sujetos a las Reglas.

En cuanto a España…

Estamos siendo testigos indignados, en los últimos tiempos, de un alud de informaciones judiciales, policiales y periodísticas desvelando una pandemia de comportamientos delictivos, corruptos, irregulares o inapropiados de políticos, empresarios, sindicalistas, funcionarios y empleados. Y –por si eso fuera poco– la indignación se acrecienta al ver el dontancredismo, descaro y desfachatez con que se manifiestan públicamente cuando se les recriminan o imputan tales comportamientos. 

Ley y reglamentos han de cumplirse, y parece evidente que deben reforzarse; la justicia debe aplicarse con rigor, rapidez y ejemplaridad; y la transparencia debe relucir [xxi]. Las reglas de la Cámara Baja de los EEUU que hemos comentado, o el manual de ética anticorrupción de la ONU pueden ser unas buenas referencias [xxii].

* * *

[i] Molly Bernhart Walker, M. B. (2014, Nov. 10). “Let Congress use open source, say transparency groups”. Today's Top News. Fierce Government IT.   

[ii] Recuperado de http://www.usa.gov/gobiernousa/directorios/federal/camara-representantes-congreso.shtml 

[iii] Citizens for Responsibility and Ethics in Washington et al. (2414, Oct. 8). Recommendations for Updating House Rules for the 114th Congress

[iv] Directiva Presidencial de 23 de mayo de 2012: Building a 21st Century Digital Government.

[v] “To this point, the use of open source has been discouraged due to two issues: Members of Congress and their staff cannot receive gifts from the public, and the general interpretation that "open" software is less secure than closed-source software that follows a traditional security process”.“Congressional staffers looking to build websites or manage constituent relations are currently limited to only a handful of "really cruddy, really expensive" products that have made it through the acquisition process.” Fuente: Nota [iii].

[vi] Ver nota [iii]

[vii] Que regula los regalos. Esta referencia es un resumen publicado por la propia Cámara:  Committee on Ethics, US House of Representatives. (n. d.). The House Gift Rule.

[viii] Recuperado de https://github.com 

[ix] COMISIÓN EUROPEA. (26.8.2010). A Digital Agenda for Europe. COM(2010) 245 final/2.  52010DC0245(01) 

[x] “Navigation path: European Commission > ISA”. Por cierto, ya  está anunciado ahí el más amplio (en sus destinatarios)  ‘ISA2’ (Interoperability Solutions for European Public Administrations Businesses and Citizens).

[xi] “Navigation path: European Commission > ISA>joinup”. 

[xii] Noel. (13 ABR 2014).  “El Observatorio Open Source de la Unión Europea es una fuente de recursos”. Lignux. 

[xiii] García, J. (3 AGO 2014). “Las Administraciones abren de par en par sus puertas al código abierto”. El Blog de espublico. 

[xiv] “GnuLinEx es una distribución Linux libre basada en Debian GNU/Linux y GNOME, contando con OpenOffice.org como suite ofimática, entre otras aplicaciones”. Wikipedia. (2 DIC 3013). gnuLinEx.

[xv] Ver http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_Extremadurahttp://es.wikipedia.org/wiki/GnuLinExhttp://www.eldiario.es/canariasahora/sociedad/Canarias-situa-vanguardia-Europa-software_0_241476040.html 

[xvi] Ver nota [xi].

[xvii] HispaLinux. (2014).  “CODIGO LIBRE PARA EUROPA”. s blog.

[xviii] Green fee (GF) [mantengo aquí el término en inglés, usual en España]: importe a pagar por jugador y recorrido (normalmente de 18 hoyos). Los importes de los GF varían enormemente (entre campos y en un mismo campo) según que el campo de golf sea de propiedad pública o privada, su categoría y localización geográfica, la temporada, el día de la semana, la hora de salida (amanecer, día, crepúsculo). Si alguien considera complejas las tarifas de las telcos, que analice las del golf. 

[xix] “More than 25 million Americans play 465 million rounds annually at the nation’s 15,500 facilities. The median green fee for 18 holes is $28, and roughly nine of 10 golfers play on public courses” [negrita nuestra]. Musselwhite, R.  (September 2014). “Vantage Point”. Golf Business. p. 12. Pero –pese a ese ‘bajo’ precio medio (para  España, EMO)- los precios en muchos casos, y por ejemplo en los mejores campos públicos pueden ascender a $188, $292 o $495.  Rose, M.L. (2014). “The Average Cost for a Round of Golf”.  GolfSmith.

[xx] En España, con menos campos, mucha menor proporción de campos públicos y menor información, en un catálogo de 331 campos, hemos encontrado tarifas para 2014 entre 13 y 298 EUR. “Green Fees en España”. Golf in Spain.

[xxi] “Los ciudadanos tienen completo derecho a disponer de los datos relacionados con viajes —y con regalos de cierta importancia…”.El País. (15 NOV 2014). “Transparencia, ya”. Editorial

[xxii] OECD – UNODC – World Bank. (2013). Anti-Corruption Ethics and Compliance Handbook for Business. 

 

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Publícitis

To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk