Follow us on:
Perspectives

iTTi, o sobre la necesidad de acercar las Tecnologías de la Información a los consejos de administración

Tuesday, 20 January 2015 Miguel Garcia-Menendez Posted in Corporate Governance of IT

La primavera, la sangre altera” afirma el popular dicho español; sin embargo, en junio de 2012 no fue la entonces languideciente primavera lo que alteró la sangre de un buen puñado de ciudadanos británicos (y, tal vez, la de algún otro, foráneo). En aquellos días los clientes de The Royal Bank of Scotland  -RBS, en lo que sigue-, del National Westminster Bank  -en adelante, NatWest-  y del Ulster Bank, todos pertenecientes al Grupo RBS, se encontraron con la imposibilidad de operar con sus cuentas corrientes a través de los canales de banca a distancia  -hoy diríamos “digital”-  que, hasta ese momento, habían adoptado, y considerado, como de uso habitual (y fiable). 

Un comunicado del Grupo confirmaba que “en este momento, estamos sufriendo una serie de problemas técnicos; lo que significa que el balance de ciertas cuentas corrientes no haya sido aún actualizado y que parte de nuestros servicios de banca a distancia estén temporalmente fuera de servicio”. Naturalmente, el texto no olvidaba rogar las oportunas disculpas a sus clientes, ni recordarles que estaban trabajando para solventar la situación a la mayor brevedad. No obstante, las anomalías se extenderían por espacio de una semana  -en algún caso, más,incluso- tiempo durante el cual parte de las operaciones hubieron de realizarse por medios manuales. 

* *

Medio año antes, una operación de mantenimiento llevada a cabo sobre los sistemas de información de RBS y NatWest  -una importante actualización de su sistemas centrales-  en la noche del viernes, 4, al sábado, 5 de noviembre de 2011, había tenido similares consecuencias: durante todo el fin de semana, tanto la banca telefónica, como la banca por Internet permanecieron fuera de servicio. En aquella ocasión la red de cajeros y los sistemas de pago con tarjeta quedaron a salvo.

* *

Esta reiterada sucesión de desafortunados acontecimientos concluyó con la decisión de las autoridades británicas de iniciar una investigación que comenzaría en abril de 2013.

Las pesquisas realizadas durante este último año por la Autoridad británica de Comportamiento Financiero (FCA, por sus siglas en inglés) ha tenido como resultado, hace tan sólo unos días, un veredicto que sentencia a Grupo RBS a pagar una multa de 56 millones de libras esterlinas. 

* *

Por el camino han quedado doce millones de clientes afectados, otros 175 millones de libras  -montante previsto por los bancos para hacer frente a las correspondientes indemnizaciones-  y una serie de dudas, expuestas por la FCA, sobre la verdadera competencia de los consejeros del Grupo RBS para dar respuesta a determinadas decisiones que, en materia de Tecnologías de la Información (TI), habrían tenido que tomar en beneficio de sus clientes y de la correcta marcha de su negocio. 

Preguntas relativas a:

- la conveniencia, o no, de que los distintos bancos, por pertenecer al mismo Grupo, compartieran gran parte de los sistemas de información y la infraestructura tecnológica subyacente, lo que parece que pudo multiplicar el efecto sobre el número total (12 millones) de clientes afectados;

- la conveniencia, o no, de hacer un uso  -quizás, abuso-  tan extendido de la externalización en materia de soporte y explotación de los sistemas de información  -RBS, aún hoy, mantiene “delegada” gran parte de su informática en la India, lo que ha sido identificado, por la FCA como uno de los problemas tras los acontecimientos de 2011 y 2012-;

- los recortes presupuestarios, también en materia de TI (así lo señaló la FCA); y,

- finalmente, la falta de inversión  -más allá de los recortes presupuestarios conyunturales, recientes-  en materia tecnológica, a lo largo de las últimas décadas, como reconocía hace unos meses el consejero delegado del Grupo.

* *

Lamentablemente el caso de RBS, y sus consecuencias, no son nuevas. Cualquier lector interesado por los aspectos de gobierno corporativo ligados a las TI sabrá identificar, o recordará, casos similares ocurridos en la última década  -ComAir (2004), Mizuho (2011), o, más recientemente, TARGET (2014), por citar sólo algunos-.  En todos ellos ha habido un claro común denominador: la responsabilidad que sobre la rendición de cuentas en materia de TI  -como ha apuntado la FCA en el caso RBS-  han tenido los consejos de administración, con consecuencias graves, en más de un caso, para sus máximos representantes. 

Sin duda, la concienciación  -y, por qué no decirlo, la formación-  en esta materia es, aún, una asignatura pendiente para la mayoría de nuestros consejeros. En este sentido, y con la noble intención de aportar su granito de arena, recientemente ha visto la luz el “think tank” español iTTi (Instituto de Tendencias en Tecnología e Innovación) que, en su aún corta vida ya está logrando convertirse en foco de denuncia de esta situación y en fuente de referencia en lo que se refiere a su contribución activa para mitigarla. 

* * *

Este artículo fué publicado por ComunicacionesHoy, nº 138, noviembre-diciembre 2014. Referencia: Tendencias/ Gobierno IT pg. 38 – iTTi, o sobre la necesidad de acercar las Tecnologías de la Información a los consejos de administración – Miguel García-Menéndez.

 

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Publícitis

To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk